Almacen

Fundación Villacisneros

9 febrero 2016

Comparte:

Hay una ten­den­cia ins­ti­tu­cio­nal a dul­ci­fi­car y neu­tra­li­zar la co­lo­sal di­men­sión del mal pa­ra que la so­cie­dad se sien­ta me­nos in­có­mo­da, pe­ro eso su­po­ne he­rir pa­ra siem­pre a las víc­ti­mas, su­plan­tan­do el tra­ba­jo de ver­da­de­ra re­pa­ra­ción

De he­cho, la me­mo­ria del mal de­be­ría ser más pro­ble­má­ti­ca en nues­tra tie­rra. Mi­ra­mos el pa­sa­do re­cien­te de los ase­si­na­tos y aco­so por par­te de ETA y su en­torno… y los es­pe­jis­mos de la coar­ta­da mo­ral o del mie­do ya no ta­pan la gi­gan­tes­ca in­fa­mia co­lec­ti­va. La asun­ción de la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el mal es tan im­por­tan­te co­mo la me­mo­ria y es tam­bién pro­ble­má­ti­ca.

Hay un man­da­to hu­mano de no ma­tar. El man­da­to que cien­tos de ve­ci­nos de An­doain die­ron a ETA era ‘ma­ta­rás’. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes don­de es­tos ve­ci­nos de An­doain co­rea­ban ‘ETA má­ta­los’ y las pin­ta­das y las dia­nas con­tra Jo­sé Luis Ló­pez de la Ca­lle o Jo­xe­ba Pa­ga­zaur­tun­dúa sim­bo­li­za­ban el mal ra­di­cal y el de­seo de tor­tu­rar al otro y de des­pre­ciar a sus fa­mi­lias. En ese es­pa­cio en­tre An­doain, Her­na­ni y Ur­nie­ta fue­ron ase­si­na­dos Ig­na­cio Olaiz y Ra­mi­ro Ca­ra­sa Pé­rez, és­te úl­ti­mo, mé­di­co, fue se­cues­tra­do y tor­tu­ra­do du­ran­te ho­ras an­tes de ase­si­nar­lo el día 30 de mar­zo de 1982.

 

En An­doain fue­ron ase­si­na­dos tam­bién Ju­ve­nal Vi­lla­fa­ñe y Jo­sé Díez Pé­rez y el cri­men si­gue im­pu­ne. Los ase­si­nos y cóm­pli­ces de es­tos y otros de es­tos de­li­tos pa­sean por las ca­lles y, tal vez, os­ten­tan car­gos pú­bli­cos.

El úl­ti­mo año que nues­tra ma­dre pu­do ve­nir al ac­to cí­vi­co anual en me­mo­ria de Jo­xe­ba me vi obli­ga­da a apu­rar mi in­ter­ven­ción pa­ra ter­mi­nar el ac­to de me­mo­ria y ho­me­na­je que rea­li­zá­ba­mos, por­que la Er­tzain­tza nos aler­tó de que se acer­ca­ba una ma­ni­fes­ta­ción de los que apo­ya­ban a los ase­si­nos de ETA. Que­ría evi­tar­le que le gri­ta­ran a su pro­pia ca­ra que su hi­jo es­ta­ba bien ase­si­na­do. La sa­ca­mos de allí mien­tras sen­tía­mos el odio que des­ti­la­ban los gri­tos que se vol­vían más au­di­bles cuan­to más se acer­ca­ba la ma­ni­fes­ta­ción. La vio­len­cia mo­ral he­ría co­mo cu­chi­llos y nues­tra ma­dre no vol­vió más a An­doain.

Ha­ce tre­ce años, una ma­ni­fes­ta­ción re­co­rrió el pue­blo de An­doain tras el ase­si­na­to de Jo­xe­ba Pa­ga­zaur­tun­dúa, y mu­chas ven­ta­nas es­ta­ban ce­rra­das a cal y can­to. En al­gún bar los par­ti­da­rios de los ase­si­nos se en­ca­ra­ban con la mi­ra­da a los que pa­sa­ban por­que los con­si­de­ra­ban fo­ras­te­ros, en lu­gar de con­si­de­rar su res­pon­sa­bi­li­dad en el es­pan­to de ayu­dar a ma­tar a un hom­bre.

En un mar de pa­la­bras y de ar­gu­men­tos e in­tere­ses, je­rar­qui­zar lo im­por­tan­te es la cues­tión cla­ve. ¿Qué me­re­cen las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo de ETA? ¿Qué me­re­cen los per­se­gui­dos y tor­tu­ra­dos mo­ral­men­te du­ran­te dé­ca­das? ¿Los es­tig­ma­ti­za­dos? ¿Sus hi­jos?

 

Me­re­cen, en pri­mer lu­gar que el mal y la res­pon­sa­bi­li­dad sean con­si­de­ra­dos tal y co­mo son. Eso es lo co­rrec­to. No me­re­cen al­go me­nor a la ver­dad y a un ver­da­de­ro res­pe­to a su dig­ni­dad.

Hay una ten­den­cia ins­ti­tu­cio­nal a dul­ci­fi­car y neu­tra­li­zar la co­lo­sal di­men­sión del mal pa­ra que la so­cie­dad se sien­ta me­nos in­có­mo­da, pe­ro eso su­po­ne he­rir pa­ra siem­pre a las víc­ti­mas, su­plan­tan­do el tra­ba­jo de ver­da­de­ra re­pa­ra­ción. Es un sar­cas­mo con­sa­grar co­mo lí­de­res de las víc­ti­mas y de los de­re­chos hu­ma­nos a quie­nes no es­tu­vie­ron con las víc­ti­mas cuan­do las per­se­guían, por mu­cho que lo­gren las más bea­tí­fi­cas son­ri­sas. Hay al­go peor, sin em­bar­go: es que el fo­co se cen­tre en los que apa­ren­tan con una mano el acer­ca­mien­to a las víc­ti­mas, mien­tras bus­can la im­pu­ni­dad de los pre­sos de ETA.

¿Da­mos por bue­na cual­quier co­sa des­pués de al­go tan gra­ve co­mo lo que he­mos vi­vi­do?

La me­mo­ria del mal re­sul­ta in­có­mo­da pa­ra los que par­ti­ci­pa­ron en él, e in­clu­so pa­ra los que po­drían ha­ber he­cho más y no lo hi­cie­ron. Si los res­pon­sa­bles del mal no con­de­nan la his­to­ria del te­rror en la que par­ti­ci­pa­ron, se­rá im­po­si­ble la re­ge­ne­ra­ción. La po­dre­dum­bre que arras­tran por ha­ber con­se­gui­do ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos de ma­tar nos arras­tra­rá a to­dos. Se­gui­re­mos en­re­da­dos en la pon­zo­ña de las men­ti­ras y los pac­tos pa­ra dul­ci­fi­car la gran tram­pa.

Los que lo su­frie­ron has­ta per­der la vi­da no pue­den dar tes­ti­mo­nio de su au­sen­cia ra­di­cal y por eso les de­be­mos me­mo­ria, sin tru­cos. Y sin ex­cu­sas.

No­so­tros no re­cor­da­mos só­lo que se ma­tó a un hom­bre. No re­cor­da­mos só­lo que des­tro­za­ron una par­te de la vi­da de sus hi­jos y de su es­po­sa. No re­cor­da­mos só­lo que de­vas­ta­ron a su ma­dre y a su her­mano. No re­cor­da­mos los da­ños que to­da­vía arras­tra­mos.

No­so­tros re­cor­da­mos que se ce­rra­ron mu­chas ven­ta­nas el día des­pués de su ase­si­na­to mien­tras pa­sa­ba la ma­ni­fes­ta­ción. No­so­tros re­cor­da­mos que se han ce­rra­do mu­chas ven­ta­nas ca­da día 8 de fe­bre­ro. No­so­tros re­cor­da­mos que só­lo des­de ha­ce po­co se ha to­le­ra­do nues­tra pre­sen­cia.

No­so­tros re­cor­da­mos que se quie­re ol­vi­dar que se nos se per­si­guió por no ser na­cio­na­lis­tas vas­cos y que por ello, in­clu­so mu­chos de los que abo­mi­nan de la per­se­cu­ción no se acer­ca­ron a no­so­tros. Es­te es el ta­bú. El gran ta­bú. El nu­do que hay que re­sol­ver.

El na­cio­na­lis­mo vas­co siem­pre an­te­pu­so sus ob­je­ti­vos a la de­fen­sa de­mo­crá­ti­ca de nues­tro de­re­cho a ser dis­tin­tos y no ser per­se­gui­dos por ello. Aho­ra los na­cio­na­lis­tas mar­can las re­glas del jue­go de la me­mo­ria y su con­trol por­que les in­co­mo­da el pa­sa­do des­nu­do.

La me­mo­ria del mal de­be­ría ser pro­ble­má­ti­ca pa­ra po­der de­jar de ser pro­ble­má­ti­ca en un tiem­po no le­jano. La con­de­na de la his­to­ria del mal y la asun­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des no es ne­go­cia­ble.

 

 

Compartir
Compartir
Compartir
Compartir

artículos relacionados

Deja una respuesta

IMPACTA CON LOS QUE YA ESTÁN CON NOSOTROS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

IMPACTA CON LOS QUE YA ESTÁN
CON NOSOTROS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER