Almacen

Fundación Villacisneros

9 febrero 2016

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Hay una ten­den­cia ins­ti­tu­cio­nal a dul­ci­fi­car y neu­tra­li­zar la co­lo­sal di­men­sión del mal pa­ra que la so­cie­dad se sien­ta me­nos in­có­mo­da, pe­ro eso su­po­ne he­rir pa­ra siem­pre a las víc­ti­mas, su­plan­tan­do el tra­ba­jo de ver­da­de­ra re­pa­ra­ción

De he­cho, la me­mo­ria del mal de­be­ría ser más pro­ble­má­ti­ca en nues­tra tie­rra. Mi­ra­mos el pa­sa­do re­cien­te de los ase­si­na­tos y aco­so por par­te de ETA y su en­torno… y los es­pe­jis­mos de la coar­ta­da mo­ral o del mie­do ya no ta­pan la gi­gan­tes­ca in­fa­mia co­lec­ti­va. La asun­ción de la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el mal es tan im­por­tan­te co­mo la me­mo­ria y es tam­bién pro­ble­má­ti­ca.

Hay un man­da­to hu­mano de no ma­tar. El man­da­to que cien­tos de ve­ci­nos de An­doain die­ron a ETA era ‘ma­ta­rás’. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes don­de es­tos ve­ci­nos de An­doain co­rea­ban ‘ETA má­ta­los’ y las pin­ta­das y las dia­nas con­tra Jo­sé Luis Ló­pez de la Ca­lle o Jo­xe­ba Pa­ga­zaur­tun­dúa sim­bo­li­za­ban el mal ra­di­cal y el de­seo de tor­tu­rar al otro y de des­pre­ciar a sus fa­mi­lias. En ese es­pa­cio en­tre An­doain, Her­na­ni y Ur­nie­ta fue­ron ase­si­na­dos Ig­na­cio Olaiz y Ra­mi­ro Ca­ra­sa Pé­rez, és­te úl­ti­mo, mé­di­co, fue se­cues­tra­do y tor­tu­ra­do du­ran­te ho­ras an­tes de ase­si­nar­lo el día 30 de mar­zo de 1982.

 

En An­doain fue­ron ase­si­na­dos tam­bién Ju­ve­nal Vi­lla­fa­ñe y Jo­sé Díez Pé­rez y el cri­men si­gue im­pu­ne. Los ase­si­nos y cóm­pli­ces de es­tos y otros de es­tos de­li­tos pa­sean por las ca­lles y, tal vez, os­ten­tan car­gos pú­bli­cos.

El úl­ti­mo año que nues­tra ma­dre pu­do ve­nir al ac­to cí­vi­co anual en me­mo­ria de Jo­xe­ba me vi obli­ga­da a apu­rar mi in­ter­ven­ción pa­ra ter­mi­nar el ac­to de me­mo­ria y ho­me­na­je que rea­li­zá­ba­mos, por­que la Er­tzain­tza nos aler­tó de que se acer­ca­ba una ma­ni­fes­ta­ción de los que apo­ya­ban a los ase­si­nos de ETA. Que­ría evi­tar­le que le gri­ta­ran a su pro­pia ca­ra que su hi­jo es­ta­ba bien ase­si­na­do. La sa­ca­mos de allí mien­tras sen­tía­mos el odio que des­ti­la­ban los gri­tos que se vol­vían más au­di­bles cuan­to más se acer­ca­ba la ma­ni­fes­ta­ción. La vio­len­cia mo­ral he­ría co­mo cu­chi­llos y nues­tra ma­dre no vol­vió más a An­doain.

Ha­ce tre­ce años, una ma­ni­fes­ta­ción re­co­rrió el pue­blo de An­doain tras el ase­si­na­to de Jo­xe­ba Pa­ga­zaur­tun­dúa, y mu­chas ven­ta­nas es­ta­ban ce­rra­das a cal y can­to. En al­gún bar los par­ti­da­rios de los ase­si­nos se en­ca­ra­ban con la mi­ra­da a los que pa­sa­ban por­que los con­si­de­ra­ban fo­ras­te­ros, en lu­gar de con­si­de­rar su res­pon­sa­bi­li­dad en el es­pan­to de ayu­dar a ma­tar a un hom­bre.

En un mar de pa­la­bras y de ar­gu­men­tos e in­tere­ses, je­rar­qui­zar lo im­por­tan­te es la cues­tión cla­ve. ¿Qué me­re­cen las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo de ETA? ¿Qué me­re­cen los per­se­gui­dos y tor­tu­ra­dos mo­ral­men­te du­ran­te dé­ca­das? ¿Los es­tig­ma­ti­za­dos? ¿Sus hi­jos?

 

Me­re­cen, en pri­mer lu­gar que el mal y la res­pon­sa­bi­li­dad sean con­si­de­ra­dos tal y co­mo son. Eso es lo co­rrec­to. No me­re­cen al­go me­nor a la ver­dad y a un ver­da­de­ro res­pe­to a su dig­ni­dad.

Hay una ten­den­cia ins­ti­tu­cio­nal a dul­ci­fi­car y neu­tra­li­zar la co­lo­sal di­men­sión del mal pa­ra que la so­cie­dad se sien­ta me­nos in­có­mo­da, pe­ro eso su­po­ne he­rir pa­ra siem­pre a las víc­ti­mas, su­plan­tan­do el tra­ba­jo de ver­da­de­ra re­pa­ra­ción. Es un sar­cas­mo con­sa­grar co­mo lí­de­res de las víc­ti­mas y de los de­re­chos hu­ma­nos a quie­nes no es­tu­vie­ron con las víc­ti­mas cuan­do las per­se­guían, por mu­cho que lo­gren las más bea­tí­fi­cas son­ri­sas. Hay al­go peor, sin em­bar­go: es que el fo­co se cen­tre en los que apa­ren­tan con una mano el acer­ca­mien­to a las víc­ti­mas, mien­tras bus­can la im­pu­ni­dad de los pre­sos de ETA.

¿Da­mos por bue­na cual­quier co­sa des­pués de al­go tan gra­ve co­mo lo que he­mos vi­vi­do?

La me­mo­ria del mal re­sul­ta in­có­mo­da pa­ra los que par­ti­ci­pa­ron en él, e in­clu­so pa­ra los que po­drían ha­ber he­cho más y no lo hi­cie­ron. Si los res­pon­sa­bles del mal no con­de­nan la his­to­ria del te­rror en la que par­ti­ci­pa­ron, se­rá im­po­si­ble la re­ge­ne­ra­ción. La po­dre­dum­bre que arras­tran por ha­ber con­se­gui­do ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos de ma­tar nos arras­tra­rá a to­dos. Se­gui­re­mos en­re­da­dos en la pon­zo­ña de las men­ti­ras y los pac­tos pa­ra dul­ci­fi­car la gran tram­pa.

Los que lo su­frie­ron has­ta per­der la vi­da no pue­den dar tes­ti­mo­nio de su au­sen­cia ra­di­cal y por eso les de­be­mos me­mo­ria, sin tru­cos. Y sin ex­cu­sas.

No­so­tros no re­cor­da­mos só­lo que se ma­tó a un hom­bre. No re­cor­da­mos só­lo que des­tro­za­ron una par­te de la vi­da de sus hi­jos y de su es­po­sa. No re­cor­da­mos só­lo que de­vas­ta­ron a su ma­dre y a su her­mano. No re­cor­da­mos los da­ños que to­da­vía arras­tra­mos.

No­so­tros re­cor­da­mos que se ce­rra­ron mu­chas ven­ta­nas el día des­pués de su ase­si­na­to mien­tras pa­sa­ba la ma­ni­fes­ta­ción. No­so­tros re­cor­da­mos que se han ce­rra­do mu­chas ven­ta­nas ca­da día 8 de fe­bre­ro. No­so­tros re­cor­da­mos que só­lo des­de ha­ce po­co se ha to­le­ra­do nues­tra pre­sen­cia.

No­so­tros re­cor­da­mos que se quie­re ol­vi­dar que se nos se per­si­guió por no ser na­cio­na­lis­tas vas­cos y que por ello, in­clu­so mu­chos de los que abo­mi­nan de la per­se­cu­ción no se acer­ca­ron a no­so­tros. Es­te es el ta­bú. El gran ta­bú. El nu­do que hay que re­sol­ver.

El na­cio­na­lis­mo vas­co siem­pre an­te­pu­so sus ob­je­ti­vos a la de­fen­sa de­mo­crá­ti­ca de nues­tro de­re­cho a ser dis­tin­tos y no ser per­se­gui­dos por ello. Aho­ra los na­cio­na­lis­tas mar­can las re­glas del jue­go de la me­mo­ria y su con­trol por­que les in­co­mo­da el pa­sa­do des­nu­do.

La me­mo­ria del mal de­be­ría ser pro­ble­má­ti­ca pa­ra po­der de­jar de ser pro­ble­má­ti­ca en un tiem­po no le­jano. La con­de­na de la his­to­ria del mal y la asun­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des no es ne­go­cia­ble.

 

 

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on linkedin
Compartir
Share on whatsapp
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

artículos relacionados

Deja una respuesta

IMPACTA CON LOS QUE YA ESTÁN CON NOSOTROS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

IMPACTA CON LOS QUE YA ESTÁN
CON NOSOTROS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER