Artículos

Fundación Villacisneros

14 noviembre 2013

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
El presidente del Gobierno ha realizado unas declaraciones en las que transmite a las víctimas del terrorismo su afecto, cariño y solidaridad.

El presidente del Gobierno ha realizado unas declaraciones en las que transmite a las víctimas del terrorismo su afecto, cariño y solidaridad. Un afecto, cariño y solidaridad que sitúan a las víctimas como objeto de compasión, como seres merecedores de lástima y conmiseración, pero desprovistos de la simbología esencial que representan: la sociedad española atacada brutalmente durante décadas para imponer un proyecto político que pretende separar el País Vasco del resto de España, aniquilando o sometiendo al discrepante.

Todas y cada una de las víctimas de ETA han sido asesinadas para lograr ese propósito. Por eso, el afecto, el cariño y la solidaridad suenan a desistimiento, a arrinconamiento, a renuncia, a abandono de las reivindicaciones y de la concepción de las víctimas como referente ético y de resistencia colectiva de los españoles ante la intimidación del terrorismo. Los muertos ya no son patrimonio de todos, sólo lo son de sus familias, a las que el presidente les pasa la mano por el lomo y les da el abrazo del oso, tratando de asfixiar esa molesta exigencia de justicia y de derrota moral y política del terrorismo que no está dispuesto a garantizar. Ese cariño es una claudicación, una declaración de intenciones -o de no intenciones-; es la constatación del pago del precio por una paz incierta e indigna.

Sólo el cariño no es suficiente, es incluso ofensivo. Tras su inacción en Estrasburgo para evitar la derogación de la doctrina Parot, el presidente puede y debe ofrecer a las víctimas y a toda la sociedad otras iniciativas ineludibles y mucho más reconfortantes, además de eficaces y necesarias. Por ejemplo, puede promover la aplicación efectiva de la Ley de Partidos que contempla la ilegalización de las formaciones que no condenan el terrorismo; puede instar la investigación diligente de los casi 400 casos de asesinatos cometidos por ETA que aún están sin resolver; puede trabajar para contrarrestar el vergonzoso plan de paz y convivencia del Gobierno vasco, que equipara a víctimas y asesinos; puede aprobar esa iniciativa legislativa que elaboró su grupo parlamentario para permitir el voto de los exiliados del País Vasco por la presión terrorista, y que por razones misteriosas guarda celosamente en un cajón, o puede revocar la autorización aún vigente del Congreso a la negociación con ETA

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on linkedin
Compartir
Share on whatsapp
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

artículos relacionados

Deja una respuesta

IMPACTA CON LOS QUE YA ESTÁN CON NOSOTROS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

IMPACTA CON LOS QUE YA ESTÁN
CON NOSOTROS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER